Un Mensaje Urgente para quien tiene prisa!

Términos de búsqueda como: Jesucristo, Salvación, Biblia, Gracia...

fonte

# 198 Tradición, familia y propiedades

 


Lectura: Juan 9: 13-23

Video: 


Quien se convierte a Jesús encuentra oposición, ya sea cultural, religiosa o familiar. En algunos países puedes perder tu trabajo, bienes y propiedades debido a tu fe en Jesús. Afortunadamente, la tradición, la familia y las propiedades son cosas de esta vida y no tienen nada que ver con el cielo.


Con solo descubrir que la Verdad es Jesús, todo lo demás se convierte en mentira. Si es Jesús quien salva, entonces mi religión no puede salvarme. Si es a través de Jesús que mis pecados son perdonados, entonces ningún sacerdote humano puede garantizar el perdón. Si Jesús es el único intermediario, el único mediador entre Dios y los hombres, ¿dónde se considera a los santos mediadores de los pecadores?


Sobre esto, el apóstol Pablo escribió: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”  1 Timoteo 2: 5. Y mira lo que el apóstol Pedro dice de Jesús en el libro de los Hechos: "Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. ". Hechos 4:11,12.


El ciego que fue sanado ahora es llevado ante los líderes religiosos y estos comienzan a impugnar su curación porque se realizó en sábado, que era el día de descanso obligatorio para la religión judía. Cuando se refieren a Jesús, quien fue el Creador y Señor del sábado, ellos mismos dicen: "Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo".


Cuando te conviertes a Jesús, la oposición religiosa te dirá que no sucedió, ya que no se ajusta a las normas que los hombres han establecido. O la gente tratará de minimizar esto diciendo que tu no eres tan malo, como lo hacen los fariseos aquí, que dudan ahora que el hombre estaba realmente ciego.


Empiezan a cuestionar a sus padres, pero no quieren involucrarse. Tienen miedo de ser expulsados ​​de la sinagoga si reconocen que Jesús es el Mesías prometido a Israel. Si estás atascado con tu tradición religiosa o tu estatus en la sociedad, lo que te garantiza riquezas y oportunidades, no querrás comprometerte a causa de Jesús. Tu preocupación será: "¿Qué pensarán mis amigos de mí si me convierto en un creyente de Jesús?" ¿Alguna vez has pensado así?


El apóstol Pedro escribió a los creyentes en Jesús: "sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre". 1 Pedro 1:18-23


¿Prefieres aferrarte a las cosas terrenales y fugaces, o a las celestiales y eternas? En los próximos 3 minutos el ex ciego es expulsado de la sociedad.

Por Mario Persona

Mario Persona es un orador y consultor de comunicación, marketing y desarrollo profesional www.mariopersona.com.br . No tiene formación ni título eclesiástico y no está vinculado a ninguna denominación religiosa, congregándose desde 1981 solo al Nombre del Señor Jesús. Este mensaje originalmente no contiene publicidad. Algunos sistemas para enviar correos electrónicos o RSS generalmente agregan mensajes publicitarios que pueden no expresar la opinión del autor.

Nunca compartiremos su correo electrónico con terceros.

3 Minutos

Evangelho em 3 Minutos

Respondí

Lo que Respondí

Por la Gracia