Un Mensaje Urgente para quien tiene prisa!

Términos de búsqueda como: Jesucristo, Salvación, Biblia, Gracia...

fonte

219 Dejados atrás

 



Ver video

Lectura: 2 Tesalonicenses 2

El capítulo cuatro de la primera carta a los Tesalonicenses habla del arrebatamiento de la iglesia. En el próximo capítulo se habla del día del Señor. El arrebatamiento era un misterio desconocido para los profetas del Antiguo Testamento y sólo fue revelado a Pablo, como explica en 1 Corintios 15. El día del Señor ya era bien conocido por los judíos como un tiempo profético de juicio y tribulación.

La bendita esperanza del creyente en Jesús es el arrebatamiento, pero el día del Señor es una perspectiva aterradora para los que se quedan atrás. Se le compara con un ladrón que ataca de noche. El capítulo dos de la segunda carta a los Tesalonicenses detalla lo que sucederá después del arrebatamiento de la iglesia. Pero, ¿qué iglesia es ésta que será arrebatada del mundo, y quienes forman parte de ella?

Bueno, en la Biblia la iglesia nunca es un edificio de ladrillos, sino que es una casa espiritual construida con piedras humanas sobre el fundamento de los apóstoles y profetas del Nuevo Testamento, y con Jesús como piedra angular. La iglesia en la Biblia no se llama "Iglesia X" o "Iglesia Y", y ninguno de sus miembros la llama "mi iglesia" o "la iglesia del pastor fulano". Es la iglesia de Dios y solo Jesús la llama "mi iglesia".

No puedes hacerte miembro de ella, porque es Jesús quien añade los que son salvados. Porque ésta iglesia es el cuerpo de Cristo, ni vosotros, ni el pecado, ni el diablo pueden arrancar un miembro de ese cuerpo. La iglesia está compuesta por todos—sí, TODOS—aquellos que creen en Jesús, quienes han sido lavados de sus pecados por la sangre derramada en la cruz y han recibido el Espíritu Santo. Incluso porque ...si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.(Romanos 8:9).

Después del arrebatamiento de la iglesia, el mundo estará a merced del diablo y su anticristo. La apostasía, o el abandono de la verdad, que ya se puede ver por ahí, se desatará hasta que el anticristo se presente como dios. Antes del arrebatamiento, el Espíritu Santo estaba en el mundo habitando en la iglesia y en los creyentes individualmente, pero entonces no habrá más impedimento para el deterioro completo del mundo.

Por muy malas que parezcan las cosas hoy en día, todavía Dios está al control. Cuando Pilato se jactó de tener la autoridad para liberar o crucificar a Jesús, aprendió que sólo tenía esa autoridad porque la recibió de Dios. Además del control de Dios sobre los gobiernos humanos de hoy,  el Espíritu Santo en los creyentes también forma una barrera para la manifestación total del mal.

Quien cree en Jesús es sal y luz en este mundo, y la sal sirve para conservar la carne. También es luz, y basta saber que el alumbrado público inhibe la práctica delictiva para comprender esta influencia. Los cristianos siempre hemos sido los aguafiestas en este mundo, pero con el arrebatamiento se acabará el problema y el que quede en el mundo podrá vivir como le gusta al diablo. Literalmente.

En los próximos 3 minutos Dios envía un poder engañoso.

Mario Persona es un orador y consultor de comunicación, marketing y desarrollo profesional www.mariopersona.com.br . No tiene formación ni título eclesiástico y no está vinculado a ninguna denominación religiosa, congregándose desde 1981 solo al Nombre del Señor Jesús. Este mensaje originalmente no contiene publicidad. Algunos sistemas para enviar correos electrónicos o RSS generalmente agregan mensajes publicitarios que pueden no expresar la opinión del autor.

Nunca compartiremos su correo electrónico con terceros.

3 Minutos

Evangelho em 3 Minutos

Respondí

Lo que Respondí

Por la Gracia